“Esta es la criatura creada por la Providencia con vuestra ayuda; os la presento. Admiradla y bendecid conmigo a Dios, Nuestro Señor”

5 de Mayo de 1956

“Los hijos de la Obra que se reunen a orar en común en todos los rincones del mundo, con el espíritu del Seráfico Padre San Francisco y siguiendo las instrucciones e intenciones del Papa, habrán de encontrar aquί el hogar de todos sus grupos de oración”

5 de Mayo de 1957

“Los Grupos de Oraciόn, unidos a la “Casa del Alivio”, son las posiciones avanzadas de esta Ciudedela de la caridad, vivero de fe y hogar de amor donde Cristo mismo está presente siempre que se reunen para orar…..”

5 de Mayo de 1966

A principios de la Segunda Guerra Mundial, el Papa Pío XII pidió orar por la paz, por la unidad y la seguridad del mundo. Al mismo tiempo, todos los hombres se movían para hacer realidad la idea de alivio del sufrimiento del Padre Pío. Surgían aquí y allá en varios pueblos y ciudades, núcleos de fieles que se reunían a orar por las intenciones del Padre Pío y por el Papa.

Desde el primer número, el Boletín empezό a dar constancia de estas reuniones. Las promovían hijos espirituales del Padre Pío con palabras, cartas y catálogos. Ellos ponían en práctica sus exhortaciones a la oraciόn constante y respondían asimismo a las reiteradas invitaciones de Pío XII a orar en común.

Noticias de estas reuniones llegaban a la Casa naciente en cartas de sus amigos. Los hombres que rodeaban al Padre Pío en la realizaciόn de su Obra de alivio del sufrimiento, captaron el inmenso valor espiritual de dichas reuniones y comenzaron a indicarlas en el breve Boletín.