Los grupos se proponen de seguir los principios generales de la espiritualidad franciscana del Padre Pío:

  • Adhesión plena a la doctrina de la Iglesia Católica, dirigida por el Papa y el Obispo;
  • Oraciόn con la Iglesia, por la Iglesia y en la Iglesia con la participación activa a la vida litúrgica y vivida en comunión con Dios;
  • Caridad activa a la cura y alivio de los que sufren y los necesitados, como cumplimento real de la caridad hacia Dios;

Los Grupos de Oraciόn se inspiran en la Exhortaciόn Apostόlica de Juan Pablo II Christifideles laicos que prevé (Premisa del Reglamento):

  • Vocaciόn de cada cristiano a la santidad;
  • Vivir su fe siguiendo los sacramentos, la liturgia y religiosidad popular
  • Responsabilidad de confesar la fe catόlica;
  • Referirse a la Palabra de Dios, a los documentos de papas para conocer la espiritualidad del Padre Pίo
  • Testimonio de comuniόn con el Papa y Obispos;
  • Acoger las disposiciones y orientaciones pastorales de conformidad con la declaraciόn de San Francisco y San Pίo
  • Participaciόn al apostolado de la Iglesia;
  • Colaborar con la Iglesia local para anunciar el Evangelio
  • La dedicaciόn de una presencia en la sociedad humana que, a la luz de la doctrina social de la Iglesia, se ponga al servicio de la dignidad integral del hombre;
  • Prestar atención a las necesidades de la Casa Alivio del Sufrimiento, entregada por el San Pίo a los Grupos de Oración, los necesitados, especialmente de la parroquia y barrio.

Todos los componentes de los Grupos de Oraciόn son “Hijos Espirituales del Padre Pίo” según la tradiciόn.